Adiós pereza, si madrugas un poquito más, ganas en calidad de vida

¿Te despiertas cansado o malhumorado? ¿No eres realmente persona hasta que ha pasado un largo rato desde que te levantaste? Quizás haya llegado el momento de que conozcas cuáles son las ventajas de madrugar. Sí, has leído bien. Uno de los mejores consejos para una vida sana es levantarte antes de lo habitual. ¿Te sorprende? Déjanos contártelo.

Por qué madrugar un poco más

Son muchos los refranes y las citas que alaban los beneficios de madrugar. Y la sabiduría popular no suele equivocarse. Tal vez, en tu caso, no le encuentres sentido a eso de que «a quien madruga, Dios le ayuda», pero eso será porque lo has probado poco.

¿Nos aceptas un reto? Durante los próximos 10 días, programa tu despertador media hora antes de lo habitual y, claro, levántate cuando suene —pararlo y continuar durmiendo no vale—. Después de ese periodo, analiza el resultado. Sin duda, te habrás sentido mejor.

Principales ventajas de madrugar

1. Saludar al nuevo día. Si te regalas unos minutos de contemplación y relax, aunque solo sea mirando por la ventana, tu ser asimilará que te encuentras ante un nuevo día. Anímicamente, te vendrá muy bien y, quizás, hasta veas amanecer.

2. Buen rollo. La calma, una ducha relajante y disfrutar del desayuno no solo son importantes para tu salud física, sino también para tu estado de ánimo. El estrés se verá, de este modo, bastante desplazado.

3. Silencio, se piensa. Cuando estás a solas y en silencio, con los niños y tu pareja todavía dormidos, te sientes genial y empiezas a ordenar lo que te espera, y esperas, de ese día. ¿Conoces la visualización positiva? Es algo parecido.

4. Tiempo para desayunar saludablemente. El desayuno es la comida más importante del día. Si tienes tiempo puedes alimentarte mejor, con las vitaminas, la energía y los productos saludables que tu cuerpo necesita.

5. Entrenamiento matinal. Hacer deporte por la mañana es todavía más beneficioso que por la noche. Tu ánimo mejora y te sentirás en plenitud, dispuesto a todo.

6. Mayor productividad. Como consecuencia de todo lo anterior, estamos más centrados y frescos. Luego rendirás más y alcanzarás tus objetivos con mayor facilidad.

Los científicos se mojan

Si todavía no estás convencido y eres de los que creen que «no por mucho madrugar amanece más temprano», debes saber que diferentes estudios científicos fiables han demostrado que, al amanecer, nuestra presión arterial y nuestra temperatura aumentan, dejamos de segregar melatonina y experimentamos otra serie de cambios físicos. Nuestro organismo se encuentra preparado para levantarse, por eso es el mejor momento para hacerlo. Los ritmos biológicos de nuestro cuerpo se ajustan, sobre todo, a la luminosidad del día. ¡Es decir, nos conviene levantarnos pronto!

Ahora que ya conoces las ventajas de madrugar, tú decides. Pero recuerda que la luz solar es excelente para llevar vida sana.

div#stuning-header .netbee-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.cuentoconcofidis.com/wp-content/uploads/2019/03/1900x500_amanecer.jpg);background-size: cover;background-position: center bottom;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}