Comer a todo color

Llega el buen tiempo y es el mejor momento para darle color a todos esos platos que a lo largo del año acostumbran a ser aburridos y pesados.

Ir al mercado y encontrarse todo tipo de frutas y verduras suele ser cada vez más sencillo, pero las ganas de comer algo fresco se concentra en estos meses del año en los que nos guiamos más por la practicidad de las comidas más fáciles y rápidas. Ensaladas, macedonias, una pieza de fruta… platos coloridos que nos llevan también a un concepto bastante desconocido por muchos: los colores y sus propiedades.

¿Colores? De las frutas y las verduras, por supuesto.

¿Propiedades? Sí, los colores de las frutas están directamente relacionados con las propiedades que pueden ofrecerte para tu salud y que ayudan en el cuidado de tu cuerpo gracias al contenido en vitaminas y minerales que suelen tener estos alimentos.

¿Lo desconocías? Pues sigue leyendo para descubrir qué se esconde detrás de los colores de la extensa gama cromática de las frutas y las verduras que encuentras en el mercado.

NARANJA y AMARILLO

 Los encontramos en naranjas, limones, zanahorias, plátanos… son tan coloridos y chillones que llaman la atención desde cualquier punto de la plaza, así que los encontrarás sin dificultad alguna. Se dice que las frutas y las verduras de este color mejoran la calidad de la piel, regeneran los tejidos, combaten el envejecimiento y proporcionan una sensación de bienestar tras ingerirlos. Todo esto es gracias a las vitaminas A, B y C, los carotenoides, la luteína y la zeaxatina que se encuentran en este tipo de alimentos.

VERDE

Este tipo de alimentos entran dentro de los que reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ayudan a depurar el organismo y mejoran la salud ósea. Frutas y verduras como las espinacas o el aguacate, son ricos en ácido fólico, isoflavonas y luteína, por eso nos ayudan, sobre todo, a que el organismo se limpie y refuerce los huesos.

MORADO y AZUL

Las uvas y las berenjenas, por ejemplo, ayudan también a prevenir el envejecimiento prematuro, tiene propiedades diuréticas y antioxidantes y son un gran aliado para reducir el colesterol gracias a su alto contenido en quercetina y antocianina.

ROJO

Gracias al licopeno y las antocianinas que contienen los alimentos de este color como son las fresas, cerezas, tomates y pimientos, además de tener un poder antioxidante, ayudar a la salud cardiovascular y mejorar la circulación, tienen un papel muy importante en el refuerzo del sistema inmunológico.

BLANCO

Uno de los colores que suelen pasar más desapercibidos pero que más nos ayudan cuando los consumimos. Los alimentos blancos, como por ejemplo los champiñones, el ajo o la cebolla, nos ayudan a combatir infecciones bacterianas. Son los antibióticos naturales por excelencia.

div#stuning-header .netbee-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.cuentoconcofidis.com/wp-content/uploads/2018/07/frutero.jpg);background-size: cover;background-position: center bottom;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}