Cómo maquillarse

A todos y todas nos gusta sentirnos y vernos bien. Y afortunadamente, las mujeres sabemos cómo sacar partido de nuestra belleza para sentirnos más seguras y aprovechar para resaltar aquellos rasgos que queremos potenciar.

Por eso mismo, aquí te dejamos unos cuantos trucos para un maquillaje de diez.

  • ¡Una buena limpieza antes de comenzar! Lava bien tu cara con un jabón neutro antes de maquillarte para eliminar la suciedad y exceso de grasa del cutis. Si tu piel es muy seca, utiliza una loción hidratante.
  • ¡Hidrata tu rostro! Antes de comenzar a maquillarse siempre es bueno aplicar una crema hidratante para que tu piel esté radiante. Recuerda dejar unos minutos para que la crema se absorba correctamente.
  • ¡Date una pre-base! Antes apenas se utilizaba, pero ahora es la recomendación básica de los profesionales para que el resultado final sea óptimo: ayudar a tapar poros y disimular imperfecciones. Utiliza una brocha para extender la pre-base haciendo pequeños círculos, ha de ser sutil.
  • ¡Aplica una buena base! Es importante que la base sea de buena calidad para que tu rostro luzca como es debido. Busca siempre un tono similar al de tu piel y aplícala con brocha más allá del rostro, hasta el cuello.
  • ¡Corrige, corrige! Ahora es momento de aplicar el corrector en las zonas donde quieras disimular algún detalle. Los tonos marrones te darán profundidad y el blanco te ofrece luz, los azulados atenuarán los rostros amarillentos, los amarillentos disimularán tus zonas azuladas como las ojeras y los verdosos conseguirán equilibrar las posibles rojeces de tu cutis.
  • ¡Fíjalo todo! Aplica polvos traslúcidos con una brocha grande para fijar y matizar el maquillaje. Será perfecto para eliminar las frentes brillantes.
  • ¡Color, colorete! Aplícalo para potenciar tus pómulos y dar alegría a tu rostro. Sea en crema o polvo, comienza a aplicarlo por la mitad del rostro y ve deshaciéndolos hacia los bordes. Para pieles oscuras, se recomiendan tonos naranjas o malvas. Para pieles claras, rosados y colores salmón.
  • ¡Saca partido a tu mirada! Maquillarse los ojos es uno de los pasos más temidos, pero no hay nada como practicar para acabar teniendo esa mirada que tanto deseas. Aplica primero la sombra sobre el pliegue el párpado con un pincel pequeño. Utiliza, para las zonas central y superior un tono más claro y, si quieres darle un toque brillante, añade un poco de iluminador sobre el lagrimal.
  • ¡Perfila los ojos! Que no te tiemble el pulso. Coge tu delineador favorito (lápiz, líquido, en polvo…) y traza una línea sobre tus pestañas por el párpado superior e intenta que la raya te quede en ambos ojos lo más parecida posible. Añádele el toque final con el rímel. Extiende la máscara de pestañas y dale una segunda capa sólo en las puntas, intentando que no queden grumos.
  • ¡Labios de impacto! Recuerda exfoliar los labios antes de maquillarlos, ayuda a que el maquillaje dure más y, además, les da un aspecto más fresco y perfecto. Hidrátalos con vaselina o cacao poco antes de maquillarlos. Delinea tus labios para marcar la forma de éstos y rellénalos con el labial. Recuerda empezar del centro al exterior del labio para que no te queden pegotes de pintura.

Y voilà! Preparados para una velada perfecta.

div#stuning-header .netbee-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.cuentoconcofidis.com/wp-content/uploads/2018/08/maquillate.jpg);background-size: cover;background-position: center bottom;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}