¡Mascarillas naturales para cada tipo de piel!

Hombre o mujer, vuestra piel os agradecerá que habitualmente la cuidéis. Os contamos como lucirla mejor que nunca. ¡Toma buena nota de estas 2 mascarillas caseras!

Limpia tu rostro con una leche limpiadora de calidad. Si estás en la ducha, aprovecha y hazte una exfoliación en rostro, cuello, escote y cuerpo, encontrarás una amplia oferta de productos en el mercado pero si lo que quieres es hacerlo de la forma más natural también puedes exfoliar tu piel con una mezcla de azúcar moreno y aceite de oliva: mezcla 1/4 de taza de azúcar con 3 cucharadas de aceite de oliva. Aplícatela en la cara, los codos, las rodillas… donde quieras, con un suave masaje circular. Y luego retíralo con agua tibia.

Tras la limpieza, aplícate un tónico. Facilita la penetración de los productos que vas a aplicarte a continuación y además, regulará el PH de tu piel, pilar básico para mantener una piel sana.

Después de la exfoliación, de quitar todas las pieles muertas, toca hidratar y alimentar la piel, para lograr una piel reafirmada, nutrida y revitalizada. Y la mejor forma es una mascarilla, nosotros te damos 2 recetas caseras: la primera para piel más bien seca y la segunda para pieles más grasas. Las dos son muy fáciles de hacer, y lo mejor de todo, naturales.

Mascarilla de avena ¡increíblemente hidratante!:

10gr de harina de avena o copos de avena que puedes moler.
1/2 yogur de cabra (también puede ser de oveja o vaca).

1 cuchara sopera de miel o sirope de agave.

Mezcla los ingredientes para obtener una pasta homogénea.
Después de limpiar la piel y exfoliarla, aplícatela en el rostro en una fina capa que cubra la piel. Y déjala actuar unos 10 minutos, luego aclara con agua tibia.

¿Piel grasa? ¡Apúntate esta mascarilla!:

10gr de harina de avena o copos de avena para moler.
1 clara de un huevo

1 limón.

Mezcla la clara del huevo, el jugo del limón y la avena para formar una pasta cremosa. Aplícala durante 20 minutos y luego retírala con agua tibia. Para acabar, lava tu cara  con agua fría para cerrar los poros. Ya verás como esos dichosos brillitos se van a mitigar y también la probabilidad de que salgan granitos.

Si te aplicas una de las mascarillas semana sí, semana no, sería lo ideal.

Además, recuerda que diariamente deberías hidratar tu piel, no te olvides que los pasos esenciales para tener la piel perfecta son: “limpiar, tonificar e hidratar”. Así que ya sabes, hidratar, hidratar e hidratar, ya sea una crema por la mañana, que sería aún más perfecto que contenga factor de protección solar, o aplicándote un sérum por la noche, lo importante es hidratar tu piel. Y ya está, ¡consigue una piel perfecta!

div#stuning-header .netbee-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.cuentoconcofidis.com/wp-content/uploads/2019/02/mascarillas-cab-965879876.jpg);background-size: cover;background-position: center bottom;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}