Adiós excusas, es hora de ponerse a preparar oposiciones

Cuando estás pensando si presentarte o no a una oposición hay muchas cosas que debes valorar. El tiempo del que dispones, a cuál de ellas quieres presentarte, qué conocimientos previos tienes sobre el tema… Pero una vez que la decisión está tomada, debes tener claro cómo empezar a preparar esas oposiciones.

Primeros pasos de cara al examen

Ante todo, debes ser consciente de que conseguir plaza no es sencillo. No sirve solo con aprobar, sino que tendrás que ser de los mejores. Aun así, todas las plazas se acaban cubriendo, por lo que hay personas que sí lo consiguen. ¿Por qué no vas a ser tú una de ellas?

El primer paso que te acercará más o menos a esa plaza es escoger el examen al que te quieres presentar. Si tienes conocimientos previos sobre el tema y hay un mayor número de plazas o un menor número de opositores que en otros exámenes o que en otras comunidades, tendrás más posibilidades de conseguir tu objetivo.

Lo siguiente será prepararte: necesitas material de estudio (folios, bolígrafos, subrayadores…) y, si es posible, un tablón de corcho y tarjetas de cartulina para crear tu calendario y poder tenerlo a la vista, junto con tu progreso.

Ahora sí, ¿cómo empezar una oposición?

En primer lugar, es necesario que crees tu propio calendario de estudios. Ten en cuenta el tiempo que queda hasta el examen, el tiempo del que dispones a diario y la dificultad que pueden tener para ti los temas y asigna fechas para cada uno de ellos, para los repasos y para realizar simulacros de examen.

En segundo lugar, solo necesitas mantener la motivación y cumplir ese calendario, lo que se convierte en la etapa más dura. A pesar de que no sea sencillo, existen una serie de claves que podrán ayudarte a mantener las rutinas que habías planeado en un principio.

1. Ten en cuenta el tiempo del que dispones, pues no será lo mismo si tienes un trabajo a jornada completa que si vas a dedicar todo tu tiempo al estudio. La intensidad nunca podrá ser la misma. Aun así, comienza por periodos cortos de estudio (2, 3 o 4 horas) para coger el hábito y ve aumentándolos cada dos o tres semanas.

2. No te sobreesfuerces. Trabaja con intervalos. Calcula cuánto puedes mantener la concentración sin problemas y, pasado ese tiempo, ya sean 5 minutos o media hora, haz un descanso. No estarás perdiendo el tiempo, sino que lo estarás optimizando.

3. Escoge la hora a la que vas a comenzar a estudiar y mantenla todos los días. En el momento en el que pierdas eso, disminuirá enormemente tu productividad.

4. Ten una motivación clara y no dejes que aparezca la procrastinación, pues entonces estarás perdido.

Ahora que ya sabes cómo empezar a preparar oposiciones, ¡solo queda ponerlo en marcha!

div#stuning-header .netbee-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.cuentoconcofidis.com/wp-content/uploads/2018/09/consejos_concentracion.jpg);background-size: cover;background-position: center bottom;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}