Cómo aumentar la concentración

Dicen que la concentración es un músculo más del cuerpo y que, como tal, hay que entrenarlo y trabajarlo. Esta metáfora puede servirte si eres de los que piensa que no eres capaz de centrarte en tus estudios o tu trabajo, sobre todo si este se desenvuelve delante de una pantalla de ordenador. En este artículo te damos unos consejos para que aumentar la concentración en tu día a día no sea una tarea imposible. Solo debes ponerlos en práctica para dejar atrás la idea de que has perdido una jornada de trabajo por culpa de no poder centrarte al 100 % en una tarea.

Consejos para aumentar la concentración

– Deja la tecnología a un lado. Hoy en día, las nuevas tecnologías han mermado la capacidad general de concentración. Pero todavía se puede luchar contra ello. Si estudias o trabajas desde casa (y también en la oficina), procura no tener el teléfono móvil al lado para evitar la tentación de mirarlo cada cinco minutos. Hazlo en los descansos, una vez cada hora, por ejemplo. Si trabajas con el ordenador, resístete a entrar en redes sociales u otras webs y déjalo para el break.

– Elige un lugar tranquilo. A la concentración hay que ayudarla, y eso no pasa por estar en un lugar con ruidos y lleno de gente. Escoge cuál va a ser tu lugar de estudio o de trabajo para que lo asocies a un momento en el que favorecer la concentración y asociarla a un espacio concreto.

– Descansa bien. Es importante contar con un adecuado número de horas de sueño para estar descansado, tanto física como mentalmente. La concentración también debe descansar y eso implica no estar en una misma tarea durante horas. Duerme bien y haz tus descansos reglamentarios para desconectar.

– Alternar tareas. Si estudias, cambia el método o la lección concreta para aumentar la concentración. Combina la realización de esquemas con la memorización o con la repetición en alto de los conocimientos. En el trabajo, debes alternar, en la medida de lo posible, aquello que requiere tu concentración para no cargar la mente en exceso.

– La música como ayuda. Escuchar una canción antes del proceso de concentración ayudará a tu cerebro a estimularse y enfocarse en una tarea. Una vez que comiences, lo mejor es el silencio, aunque cada uno tiene sus propias reglas sobre cómo concentrarse. Hay gente a la que le funciona la realización de sudokus o la práctica del ajedrez, dos opciones que pueden servir para entrenar tu mente.

– Franjas horarias. Hay que gente que se concentra mejor de noche y otros son más de madrugar. Cada uno tiene su propia franja horaria con una mejor actividad cerebral. Es cierto que por la noche encontrarás más silencio, aunque eso no debe mermar la calidad de tu sueño ya que no ayudará a aumentar la concentración.

div#stuning-header .netbee-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.cuentoconcofidis.com/wp-content/uploads/2018/09/consejos_concentracion.jpg);background-size: cover;background-position: center top;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}