Desconectar del trabajo es más sencillo de lo que crees

Atender a las redes sociales, contestar los mensajes… Los nuevos hábitos restan tiempo a tu descanso después de la jornada laboral. ¿Conoces los peligros de no desconectar del trabajo? Son más de los que crees. Por eso, debes ponerle solución con los sencillos consejos que leerás a continuación. Pero antes, repasamos cuáles son esos inconvenientes.

Peligros de no desconectar del trabajo

– Consecuencias físicas

Acabarás durmiendo menos horas de las recomendadas. Sentirás cansancio y tu cuerpo se resentirá con dolores de espalda o de cuello. La Organización Mundial de la Salud habla de trastornos digestivos o cardiopatías, así como de aumento de la tensión arterial.

– Consecuencias emocionales

Llevar el trabajo a cuestas continuamente puede provocarte estrés y ansiedad. Los ataques de pánico y la depresión son frecuentes en aquellas personas que viven permanentemente conectadas al trabajo. Todo esto puede conducir a trastornos obsesivos o patologías más graves.

– Consecuencias sociales

Las circunstancias anteriores perjudican las relaciones sociales. De hecho, cuando atraviesas una depresión te resulta imposible sacar fuerzas para quedar con alguien para salir. Poco a poco, vas dejando de lado a tus amigos para encerrarte cada vez más en ti mismo.

– Consecuencias familiares

No despegarse del trabajo traerá consecuencias sociales, pero también problemas en casa. Si tienes pareja, podría sentirse cada vez más alejada de ti. Si, además, tienes niños, la situación sería aún más grave. No tendrías tiempo para ellos. Recuerda que los pequeños requieren mucha atención.

Consejos para desconectar del trabajo

Sigue estas sencillas pautas para conseguirlo:

– Pasa más tiempo con tus seres queridos

Organiza una excursión, una comida, una salida al cine en familia cada fin de semana… Establécelo como una rutina. De esta forma, desde el lunes estarás pensando en las propuestas y en su preparación. Tener esa ilusión te ayudará a no pensar en el trabajo.

– Despégate del móvil

Los mensajes pueden esperar. Si te resulta difícil apartarte de tu teléfono, guárdalo en un cajón al llegar a casa. También puedes desactivar las notificaciones o dejarlo en silencio. Dedica únicamente unos minutos al día para contestar ¡y listo!

– Apúntate a actividades

¿Has pensado en ir al gimnasio? ¿Y en apuntarte a un taller sobre tu pasatiempo preferido? Simplemente con una hora a la semana bastaría para distraerte y coger las energías que necesitas.

– Dedica tiempo a ver películas o a leer

Y para seguir, con el último de los consejos para desconectar del trabajo ni siquiera tendrás que salir de casa. La lectura y el cine son la excusa perfecta para relajarte. Sentirás tanta atracción por sus personajes que te pondrás a ello nada más llegar.

Ahora que sabes cuáles son los peligros de no desconectar del trabajo, sigue las recomendaciones. Optimiza tu tiempo y disfruta de cada momento sin estrés.

div#stuning-header .netbee-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.cuentoconcofidis.com/wp-content/uploads/2019/04/foto-no-desconectar-trabajo.jpg);background-size: cover;background-position: center bottom;background-attachment: initial;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 400px;}